jueves, mayo 28, 2009

soul



Se funde el brillo de tus ojos como el hielo en el vaso de whisky. El teléfono cuelga, muerto por estrangulamiento, junto a tu pierna.
La última canción del disco de, The Midnight Blues, rasga el silencio pesado de la habitación.
Mi ausencia te vuelve loco por momentos, pero ya estoy lejos de tu alcance, tan lejos como lo está la botella de alcohol que hay sobre la mesa.
Solamente queda el recuerdo de una fragancia de almizcle en tus sábanas y un pitillo mal apurado entre el montón de colillas que rebosan en el cenicero.
Tu ambiente es la noche, sus estridentes luces de neón se cuelan por los resquicios de la ventana y te hieren los ojos enrojecidos por el humo y el exceso de bebida, o tal vez esta noche sea otra la causa. Una causa de largas piernas y cabello negro.
Jamás olvidarás mi voz que susurra promesas imposibles mientras hacemos el amor.
Se esfuma tu mundo al alba como mi canción y yo, dejándote solo en compañía de tu vieja trompeta.
Por la ventana se cuelan los primeros rayos del sol...
*he querido poner la ilustración en lápiz también porque me gusta mucho el resultado sin el retoque del photoshop

3 comentarios:

[M] dijo...

La curvatura de la espalda es totalmente preciosa... :) mis felicitaciones, rebosa elegancia

Nit dijo...

muchas gracias [M]!!! :3

Anónimo dijo...

Me encanta. Tienes un don. No lo sueltes